miércoles, 30 de abril de 2014

CIPI DE MARIO LODI


Entramos de lleno en la lectura de la pequeña novela Cipi de Mario Lodi; padre espiritual de Tonucciy maestro de los movimientos de renovación pedagógica de Feinet. Un hombre culto y sensible, gran lector de Tolstoi. 
Para conocerlo mejor, nuestra infatigable compañera, Ana Llorente ha hecho una traducción del italiano al español de las siguientes notas biográficas del autor.
BIOGRAFÍA DE MARIO LODI.
Fuente: Cassa del Gioco (Casa del Juego).
NOTAS BIOGRÁFICAS DE MARIO LODI. Puestas al día el 18 de enero de 2014.
Traducido por Ana Llorente Javaloyes.


MARIO LODI nace el 17 de febrero en Piadena (Cremona) y se diploma como maestro en el Instituto del Magisterio (Escuela Normal) de Crémona en 1940.


Ya de estudiante se rebela contra las manifestaciones a favor de la guerra organizadas por los fascistas: de aquella oposición vendrá la toma de conciencia que lo llevará más adelante, tras la guerra, al empeño pedagógico por crear una escuela nueva inserta en una sociedad democrática.
Durante la guerra padece el encarcelamiento por motivos políticos en el año 1945, después de la Liberación, en Piadena se adhiere a la sección del Frente de la Juventud desde donde organiza las primeras actividades libres: un periódico abierto a todos, el teatro, muestras de artesanía local, una escuela profesional gestionada con docentes voluntarios.
En 1948 es nombrado maestro en plantilla en San Giovanni in Croce (Cremona), donde descubre la capacidad creativa de los niños al mismo tiempo que la incapacidad del maestro, formado en la Escuela Normal al uso, para poder desarrollar y organizar el trabajo escolar con una metodología coherente.
En ese mismo momento entra en contacto con el Movimiento de Cooperación Educativa, un grupo de educadores de todos los niveles que intentan adecuar la enseñanza de la escuela pública con los principios de la Constitución republicana.
Comienza así un período de experiencias, encuentros, debates, seminarios que cada año en el Congreso Nacional, tomará forma en una síntesis pedagógica. Nacía así, con la introducción crítica en la escuela italiana de las técnicas del pedagogo francés Celestín Freinet, una propuesta pedagógica nueva como alternativa a la escuela transmisora de nociones: el texto libre, el cálculo vivo, las actividades de expresión (pintura, teatro, danza, etc.), la búsqueda directa sobre la realidad, la correspondencia entre escuelas, la prensa en la escuela, la escritura individual de historias y de verdaderos libros (como Cipi). Era un propuesta, que junto a la de los chavales, liberaba y formaba la cultura del maestro.
De forma paralela desarrolla actividades extraescolares, como la Biblioteca Popular de la Cooperativa de Consumo, en la cual introduce la técnica de la prensa y publica Los Cuadernos de Piadena (documentos realizados por los mismos socios jóvenes, basados en la investigación de diferentes problemas de la gente).
Dentro de la misma Biblioteca Popular, en el año 1957, se constituye el Grupo Padano de Piadena con la finalidad de encontrar documentos que manifiesten la expresividad popular, tales como los cantos populares y las marionetas. El Grupo Padano participará más tarde en espectáculos a nivel nacional como Bella Ciao, de Crivelli (presentado ene l Festival de Espoleto en el año 1967) y No hablo y canto, de Dario Fo.
En el año 1956 obtiene el traslado a la escuela elemental de Vho di Piadena, su ciudad natal. Aquí, durante veintidós años de enseñanza, prepara muchos libros: algunos, escritos al alimón con algunos de sus alumnos, de fábulas y cuentos (Bandera, Cipi, El globo aerostático, etc…), otros que documentan sus experiencias pedagógicas: Hay esperanza si esto sucede en Vho (1963) y El país errado (Premio Viareggio 1971), Partir del niño (1977) y La escuela y los derechos del niño (1983). Todo ellos publicados por la editorial Einaudi.
En el verano de 1963 se marcha a Barbiana donde tiene lugar su encuentro con don Lorenzo Milani, de aquí que mana un profundo intercambio cultural y pedagógico y da comienzo una correspondencia entre sus alumnos y los chicos de la escuela de Barbiana.
En 1970, y por un período de diez años, dirige el grupo de investigación de la Biblioteca de Trabajo que edita 127 libretos de lectura, guías y documentos publicados por el editor Manzuoli.
En 1978 protagoniza, junto a sus alumnos, la película Partir del niño, que será el primero de de cuatro documentales de la serie llamada Cuando la escuela cambia realizada por el director Vittorio de Seta que se retransmitió la primera vez por la RAI el 10 de abril de 1979.
En junio de 1978 se jubila y da comienzo así otras de sus actividades en el campo educativo.
Durante tres años dirige en Piadena la Escuela de la Creatividad dentro de un proyecto regional en el cual niños de 3 a 14 años junto con adultos experimentan diversas técnicas creativas.
En 1980, a través de una investigación sobre el territorio nacional, recoge y clasifica 5.000 cuentos inventados por niños, le sirve para documentar que la creatividad infantil a pesar de llegada de la Televisión está todavía viva si los niños se encuentran en las condiciones apropiadas de ejercitarla y desarrollarla. Sobre el impulso de esta investigación nace en 1983 A&B, un periódico enteramente escrito e ilustrado por los niños en cuanto ciudadanos que tienen derecho constitucional de explicarse y de comunicarse.
En 1988 A&B llega a ser El Periódico de los Niños, publicado por Ediciones Sonda.
En 1988, bajo la solicitud de varios municipios, junto a la redacción de A&B reescribe la Constitución Italiana adaptada para Niños (Ediciones Marietti-Manzueli).
En el mismo año en Piadena constituye el Grupo artístico de Piadena, con la finalidad de revalorizar la capacidad creativa tanto de jóvenes como de ancianos en varios campos, a través de exposiciones y publicaciones.
En enero de 1989 recibe la Licenciatura honoris causa en pedagogía por la Universidad de Bolonia.
En noviembre de 1989 le conceden el Premio Internacional LEGO (Premio LEO), que se otorga a “las personas y entidades que hayan contribuido de manera excepcional a la mejora de la vida de los niños”. Con los ingresos del premio funda en una granja en Drizzona, cercano a Piadena, donde Lodi se traslada, la Casa de las Artes y del Juego, de cuya cooperativa es presidente: se trata de un laboratorio donde se experimentan, con la ayuda de expertos, todos los lenguajes del hombre. En la misma sede surge un Centro de Estudios e Investigación sobre la cultura del niño y una pinacoteca sobre la edad evolutiva.
En 1992, se realiza, en colaboración con la Galería Gottardo de Lugano, la exposición El arte del Niño, expuesta en numerosas ciudades, que demuestra hasta qué otros niveles expresivos puede alcanzar el lenguaje gráfico autónomo. De los primeros garabatos hasta llegar al descubrimiento de lo abstracto, las colecciones son documentos de la cultura del niño a menudo ignoradas o destruidas por los adultos.
En los años sucesivos la Casa de las Artes y del Juego publica 67 libretos de cuentos, fábulas, poesías de niños elaboradas con el ordenador que expresan actitudes y sentimientos positivos como la colaboración, el respeto por la naturaleza y por el hombre, la felicidad. Así como una serie que se dedica a cuentos y leyendas de niños extracomunitarios.
En 1994 afronta el problema social de la negativa influencia de la televisión sobre los jóvenes, primero con la novela La Televisión arriba y abajo y después con la campaña Una firma para cambiar la Televisión (otras 550.000 firmas recogidas y remitidas bajo trámite al Ministerio de la P. I. al Jefe del Estado).
Seguido a la recogida de firmas nace el libro editado por Franco Angeli Querida Televisión contigo no estoy más, escrito en colaboración con el doctor Aberto Pellai y con la psicóloga Vera Slepoj.
Publica con La Casa de las Artes y del Juego Árboles de mi país (1992) y Rechazos. La lección de la naturaleza (1996): dos guías, escritas en colaboración con G. Maviglia y A. Pallotti, que son una síntesis operativa de dos cursos y un instrumento para la educación ambiental, para promover una cultura del comportamiento responsable.
Del año 1995 al año 2000, para la Editorial Scienza, dirige la Colección Laboratorio Mínimo que ha editado diversos textos guía para chavales y para los educadores que intentan introducir la actitud científica en la práctica escolar.
En 1998 se ocupa, junto a su hija Cosetta, de una nueva exposición de pintura de niños bajo el título Árboles y de su respectivo catálogo Briciole di Neve Editore (Migas de Nieve Editor).
En conexión a la exposición guía los laboratorios de educación ambiental para niños y para trabajadores escolares. Uno de los instrumentos utilizados es el libro-blanco Yo y la naturaleza (1999), que invita a los niños de tres años en adelante, con la guía de los maestros, padres y abuelos, a observar directamente el entorno natural más cercano, a conocer el nombre y el comportamiento de los seres vivos y a dibujarlos en las páginas blancas del libro.
Se quiere así crear los fundamentos de una cultura ambiental y ayudar a los niños a despegar la mirada pasiva de la televisión.
Una de las actividades de la Casa de las Artes y del Juego, es la búsqueda en los lenguajes multimedia, con un grupo de trabajo en el cual Mario Lodi es animador, en el que se propone la individualización de obras de calidad, su presentación crítica en la escuela y el uso de la videocámara para realizar películas por parte de los niños.
Por una elección radical abandona la televisión, de la cual critica la baja calidad basada en la lógica de la audiencia, por rodearse en vez de personas vivas, creativas, que piensen y cultiven los intereses culturales. Documenta este mundo real, contrapuesto al mundo virtual televisivo, en forma de diario.
Durante algunos años Mario Lodi tiene, con los niños de la escuela elemental, media y con alumnos del Instituto de Magisterio, correspondencia escrita que, de septiembre de 1999 al 2007, se publican en la agenda Hilo directo a cargo de él en la revista La vida escolar (Giunti).
En 1999, en colaboración con la Editorial Scienza y con el “Centro del Juego Naturaleza y Creatividad La Lagartija” di Ravena realiza, con la consultoría di G. Maviglia, la exposición itinerante La ciencia como alternativa: una exposición de juguetes “científicos” construidos con materiales de desecho, que sirven para elaborar leyes físicas.
En junio de 1999 publica el nuevo libro Los niños de la granja (Marsilio Editor, Premio Penne 1999): como la conmemoración de la vida de los niños y de sus familias en una gran granja padana, desde 1926 hasta el estallido de la guerra mundial.
En octubre de 1999 en Crémona se inaugura el Museo de la ciudad patas arriba, realizado con la empresa energética municipal y con el Ayuntamiento del cual Mario Lodi junto a G. Maviglia se han encargado del proyecto didáctico.
En junio del 2000 es nombrado, por el Ministro de Instrucción Pública Tullio de Mauro, miembro de la Comisión ministerial para reordenar los ciclos escolares.
En septiembre del 2000, en colaboración con su hija Cosetta, es el responsable de la nueva exposición de pintura infantil Los retratos del niño que se expone por primera vez en FAI al lado de Villa Porta Bozzolo en Casalzuigno (VA).
En noviembre del 2000 publica el libro La ciudad patas arriba, Ediciones AEM para el sistema museístico de Cremona.
Del 29 de diciembre del 2000 a agosto del 2009 se encarga de la columna diaria El periódico de los niños del periódico La Crónica de Cremona: una página de lecturas y obras de arte.
En mayo del 2001 es nombrado por el Ministro de Instrucción Pública miembro del consejo de administración del INDIRE (antigua Biblioteca Didáctica Pedagógica) que se ocupa de la documentación de experiencias realizadas en la escuela italiana, de la actualización de los docentes, la búsqueda y valoración de los proyectos.
En noviembre de 2001 da comienzo la experiencia que consiste en el intercambio de escritos autobiográficos con niños que durará varios años.
En colaboración con el portal Popolis se encarga de la agenda “El maestro responde”, fundamentado en la correspondencia con los niños sobre varios problemas de nuestro tiempo.
En el año 2002 publica un nuevo libro La televisión apagada. Diario del retorno (Einaudi) en el que son retomados los motivos de la crítica a la televisión iniciados con la petición “Una firma para cambiar la televisión” (1994).
En colaboración con Yuri Meda hace una investigación sobre la relación entre el poder fascista y la prensa, para la infancia, titulado “El Correo de los pequeños va a la guerra” y que se propone como investigación sobre la formación de los niños a través de los medios de comunicación hoy en día y que se convierte en una exposición.
En octubre del 2002 publica El dragón del volcán y otras historias (Giunti), se trata de un libro de cuentos para niños.
En noviembre de 2004 con motivo de la inauguración de la Galería de Arte Moderno de Génova, el editor Maschietto publica El castaño cuento de Mario Lodi con ilustraciones de Alfredo Gioventù dedicado a la pintura de Antonio Discovolo.
En el año 2004 fue galardonado por el Presidente de la República con la distinción de Caballero de la Gran Cruz al Mérito de la República, en consideración a las excelencias conseguidas en el campo cultural y pedagógico.
En noviembre de 2005 se publica en “La edición meridiana” el libro Cuentos de la paz, una colección de cuentos para niños.
En marzo de 2006 a Mario Lodi le conceden el Premio Unicef 2005 de parte de los niños “por haber dedicado toda su vida a defender los derechos de los niños para que tuvieran la mejor escuela posible y por haber hecho la “Casa de las Artes y el Juego” mediante la cual continua promoviendo y revalorizando la formación de los maestros, así como la potencialidad expresiva de los niños.
En octubre de 2006 publicado por la Editorial Scienza sale el libro El cielo que se mueve, quince relatos para adultos y niños.
En noviembre de 2006, publicado por Panini ragazzi nace el libro El pensamiento de Brio con ilustraciones de Emanuele Luzzati.
En marzo de 2007, publicado por Einaudi, ve la luz una nueva edición del libro El país errado con una carta a los jóvenes maestros.
En abril de 2007, publicado por La Meridiana, se publica una nueva edición del libro El globo aerostático.
En el 2008 lleva a cabo, junto a sus maestros y pedagogos colaboradores, el libro Constitución. La ley de los italianos, editado por el ayuntamiento de Crémona. Artículo por artículo, la Carta viene reescrita “por niños, ciudadanos, para todos” con un lenguaje sencillo e innovador. La difusión del mismo supera las 100.000 copias y va seguido de continuas peticiones de escuelas, entidades locales, bibliotecas, asociaciones e individuos. El volumen constituye un hito en su empeño pedagógico a favor de una educación y una ciudadanía activa. Está avalado por una presentación y por un reconocimiento del presidente de la república Giorgio Napolitano.
En los años escolares que van del 2008 al 2014, colabora con la revista La vida escolar (editores Giunti Scuola). En la columna mensual “La escuela de Mario Lodi” presenta algunas experiencias didácticas realizadas en la clase de la maestra Luciana Bertinato de la escuela Primaria.”I. Nievo” de Soave (VR). De estas clases ha seguido, desde el primer año, a través de una supervisión constante, el programa, la metodología y los objetivos educativos documentando para ello cada fase del propio trabajo con las voces de los niños, con el intento de realizar hoy una escuela inspirada en los valores de la Constitución italiana.
De diciembre de 2009 a diciembre de 2010 cubre el semanario “La página del maestro” del periódico La Crónica de Crémona: una página dedicada tanto a educadores como a padres.
En enero de 2011, en colaboración con Carla Ida Salviati, publica “Mario Lodi maestro” en el cual vienen reseñados y comentados los pasos principales de la obra Hay esperanza si esto sucede en Vho, el diario escolar en el que se documenta su crisis de joven maestro en el difícil contexto histórico social de los años sesenta. Se vuelve a los maestro de hoy en un momento difícil y crítico para la escuela italiana. En su página web www.giuntiscuola.it/gus aparece publicada online la versión e-book íntegra del libro Hay esperanza si esto sucede en Vho, un clásico de la educación en Italia, un libro que ha construido la historia pedagógica y nos ayuda a comprender el presente.
En marzo de 2013, en Ediciones Artebambini coordina El jardín de las Artes bajo la atención de Maria Flora Giubieli, y de Simonetta Maione del Ayuntamiento de Génova y Museos de Nervi, nace el libro Niños de Simonetta Maione, mario Lodi y Federico Maggionni con la contribución de Alfredo Gioventù y Daniela Manzini en el boletín anexo “Niños en Atelier” y el CD publicado por Enrico Pierini.
En todos estos años su intensa actividad y su trabajo de estudio y búsqueda, junto a sus amigos, a sus colaboradores, a su mujer y a su hija, han dado un gran impulso a al asociación Cultural Casa de las Artes y del Juego.
Fallece el 2 de marzo de 2014 en su casa de Drizzona.
El 20 de marzo sale publicada por Orecchio Acerbo de la nueva edición de El soldadito de Pim Pam Pum con ilustraciones de Michele Rocchetti.
A día de hoy, su hija Costea junto a un equipo de educadores, trabajadores, educadores, y formadores continúan las actividades de la Asociación Cultural la Casa de las Artes y del Juego, que se propone promover la formación de los educadores y de los ciudadanos que se dedican a la formación democrática fundada sobre los valores de la Constitución italiana, de revalorizar y desarrollar las capacidades expresivas, creativas, y lógicas de los niños y de los adultos y de divulgar así el pensamiento pedagógico y la metodología didáctica de Mario Lodi.


Cipi es un pájaro que entra un día en la escuela porque las escuelas estaban abiertas como una manera de abrirse a la vida. Los niños hicieron lo que siempre hacen los niños: no espantarlo e investigar sobre él. tras la observación, Mario Lodi creó la fábula.
Nos encontramos ante un libro muy simbólico con un lenguaje muy lírico y emotivo que rápidamente pusimos en relación con el Platero y yo de Juan Ramón Jiménez, aunque Juan Ramón era más duro y su Platero es un libro menos real que Cipi, más imaginativo.
El final de la fábula de Cipi encierra una moralidad dirigida hacia la infancia; moralidad que alterna con el uso metafórico y poético del lenguaje y con un vocabulario constantemente evocador de la naturaleza. Además el tratamiento de la curiosidad, en este caso del personaje principal, Cipi, es un tratamiento completamente alejado del castigo. La curiosidad, la valentía se premian con una vida libre, una vida mejor.